LOS TIPOS DE TARIMAS EXTERIORES para tu terraza

Las tarimas se han convertido en una opción sólida para vestir los exteriores ya sea en terrazas, piscinas, jardines o porches. La principal característica que necesitan es que sean muy resistentes, por las adversidades metereológicas que puedan surgir. A pesar de ello, cada vez son más las opciones de las que se dispone para este tipo de revestimiento de suelo, generalmente basadas en el confort y la practicidad de su uso. Te presentamos los tipos más comunes y sus ventajas de uso.

Tarimas de madera maciza. Dentro de esta categoría nos podemos encontrar con una subclasificación dependiendo del tipo de madera o la forma de colocación.

  • Madera Conífera. Es un tipo de madera extraída del pino. Su dureza y densidad es mucho menor que la de otros tipos y además absorbe más cantidad de humedad. Normalmente su instalación se realiza con un sistema que va atornillado, para evitar movimiento con el tiempo. Su aspecto se asimila a un estilo decorativo rústico. Tiene un coste que es considerablemente menor, además de que se puede conseguir acabados muy similares a los de la madera tropical.
  • Madera tropical. Este tipo de madera presenta muchísimas variedades de especies como la teka o la iroko. Todas ellas se caracterizan por su alta calidad y resistencia a la humedad. Generalmente requieren un mantenimiento gradual para conservar el color natural de la tarima y su durabilidad con el uso de barnices protectores. En cuanto su colocación, se utiliza un sistema de grapas.

Tarimas sintéticas o laminadas. Son un tipo de tarima hecha con madera Composite, un material artificial compuesto por una mezcla de virutas de madera blanda con PVC y que no requiere de ningún tipo de mantenimiento. Su instalación normalmente se produce a través de montaje flotante aunque hay que tener en cuenta que su exposición solar o las condiciones climáticas en general, hace que su longevidad sea menor.

  • Según composición. Las tarimas sintéticas pueden variar según la cantidad de madera composite y PVC que tenga. Cuanto menos PVC más económicas son las tarimas.
  • Según formato: Tarimas ventiladas o alveolares. Tiene menor composite en su fabricación porque cuenta con alveolos formados por espacio vació de aire. Son los más económicos.
  • Formatos sintéticos macizos. Este tipo de sistema cuenta con una mayor cantidad de composite por lo que son más caros, pero ofrecen más ventajas en cuanto la calidad.

A pesar de las variedades de opciones que existen en el mercado, siempre es recomendable dejarse asesorar con un equipo de profesionales que tengan la capacidad de realizar una propuesta según las necesidades de tu espacio exterior. Así tendrás un planteamiento personalizado y un punto de partida a partir del cual trabajar.

Sin comentarios

Escriu un comentari